La Escuela de Organización Industrial, junto a la JCCM y las Cámaras de Comercio regionales, está desarrollando desde algunos años unos programas de formación de nuevos emprendedores, o lo que es lo mismo coworking. Escogen a gente con capacidades personales destacadas y que cuentan con un proyecto de emprendimiento sobre una idea novedosa e innovadora.

A partir de ese momento y durante cinco meses, en el coworking se desarrollan los diferentes proyectos a mediad que se imparten conocimientos imprescindibles o muy convenientes.

Este escenario no es exclusivo de EOI, pero sí es relevante el modo en cómo esta organización realiza las cosas, lo cual se traduce en mayores cuotas de éxito de las empresas nacientes. Aproximadamente un 80% de las empresas nacientes de estos programas, cuentan con historias de éxito.

En su última edición celebrada en Toledo, han recibido su correspondiente titulación en habilidades emprendedoras hasta dieciséis nuevas empresas de los sectores más diversos. Nos encontramos con varios proyectos de diseño, todos ellos con vocación inicial de internacionalización: moda hombre personalizable, por un lado; moda infantil de calidad, por otro; joyas de diseño realizadas con materiales reciclados, finalmente. Proyectos de ocio, como una red de franquicias de parques de bolas dirigidos no solo a niños; o también, parques hinchables y actividades lúdicas on the road. Empresas de inversiones agrícolas o exportación de productos agroalimentarios.  También productores de comida y cosméticos de gran calidad desde un concepto de granja autónoma.

Pero también hay un buen grupo de proyectos tecnológicos, como el de la empresa Addmeetoo que trata de inundarnos de pantallas interactivas donde podamos expresar nuestra opinión sobre temas de actualidad. También empresas con el valor del asesoramiento en clima. Aplicaciones para la interacción en el ámbito escolar, con seguridad y ventajas añadidas. También en el ámbito escolar, un proyecto de actividades en educación en valores dirigidos a los ambitos escolar, institucional y empresarial. También dentro de la formación, una academia online especializada en difundir pericia en el marketing digital, muy recomendable para quienes quieren empezar un ecommerce. Para acabar un proyecto realmente innovador para cambiar el concepto actual de uno de los sectores más conservadores, el mundo de los cementerios, usando nuevos materiales y tecnología.

¿Y por qué este post en un entorno publicitario?

Por dos razones. Una que uno de los mayores esfuerzos de los nuevos emprendedores, además de definir la propuesta de valor, es la de crearse una imagen convincente que defina el negocio y atraiga a clientes e inversores.

La segunda razón es que el grueso de las grandes ayudas institucionales para las nuevas empresas está dirigido a la inversión publicitaria. Y eso es algo que las empresas incipientes a veces desconocen.

En BeSmart  llamamos Publicidad para Coworkers al conjunto de habilidades que de manera altruista se ofrecen de manera gratuita con el objetivo de que las nuevas empresas no vean en el gasto publicitario como una rémora en su formación.

Para saber más contáctanos.