Regalo de empresa en Toledo. Estás de suerte. Después de situarse como referente de regalo de empresa en todas las ciudades de España de más de 100.000 habitantes, BeSmart se presenta su propuesta de regalo de empresa en Toledo, una opción a tener en cuenta, por la variedad de la oferta, por los servicios personalizados que ofrece y, muy especialmente por su precio.

Es cierto que en tiempo de crisis se recorta sobre todo de la promoción, aún sabiendo que la promoción es el mejor acicate para las ventas y, por tanto, para luchar contra la crisis. Las empresas que lo saben ver y pueden, se lanzan precisamente en tiempos de crisis a conquistar las mayores cuotas de mercado, distinguiendose más que nunca de su competencia y arrebatándoles su mercado. Es algo lógico y es algo que no se suele ver.

Los directivos de las empresas normalmente se fijan en que bajan los ingresos, porque sus clientes disminuyen su poder de compra. Eso es algo indudable. Tan indudable que lleva a una conclusión lógica: “Si mis clientes me compran menos, levanto el pie del acelerador de la promoción, porque será dinero tirado. Ahora la gente no tiene dinero para gastar. Toca recoger velas”.

¿Cuándo son más efectivos los regalos de empresa?

Con ese argumento, las empresas consiguen bajar en ventas de manera categórica. Primero porque sus clientes tradicionales compran menos o desaparecen por causa de la crisis. Pero también, porque es el momento propicio que esperan los iluminados de la competencia para hacerse con mayor cuota de mercado. Y eso significa que van a pescar también entre nuestros clientes ¿Paradójico? No, parece también lógico.

Ocurre, además, que los costes de promoción disminuyen también -incluidas las operaciones de regalo de empresa-, porque en tiempo de crisis bajan las tarifas de los proveedores. El servicio suele ser mejor y dirigido más incisivamente. Y luego, la promoción en tiempo de crisis es mucho más eficaz, porque los atrevidos que la impulsan son muchos menos que en tiempos de bonanza.

Es una contradicción, pero ocurre. Las empresas gastan mucho dinero en promoción en tiempos de bonanza y tienden a recortar excesivamente en tiempos de recesión. Así son las cosas. Como hemos visto, eso es algo que no debería ser así, pero es. No debería ser así, porque si quieres distinguirte de verdad, las recesiones son el mejor momento para promocionar los regalos de empresa hacia nuevos clientes, en busca de captarlos, y proveedores, en busca de conseguir mejor trato.

También ocurre algo parecido con los regalos de empresa a los propios empleados. Hay empresas espléndidas, como Apple, que regalo 20.000 iPhones a sus empleados en 2007 y siete años después una bicicleta para cada empleado. Entre medias y después, les sorprendió con gadgets recién puestos en el mercado que encajaban en la mentalidad de la mayoría de trabajadores. Esa costumbre de los gadges tecnológicos es algo que comparte con empresas como Microsoft y Facebook, a quienes también les gusta sorprender a sus empleados.

En España, que es lo que nos ocupa, los regalos de empresa como incentivos a trabajadores viene siendo una práctica habitual para el 30% de empresas. Es cierto que ha descendido el número de empresas que premian a sus trabajadores, pero no es menos cierto que las empresas que continúan con la práctica se decantan por regalos cada vez más distinguidos, por no decir exclusivos.

Los equipos que cuentan con motivaciones son mucho más productivos.

Los regalos de empresa pueden ser de muchos tipos. Veamos la tendencia más en detalle:

1. En el top de la lista hallamos, como no, los regalos tecnológicos. Y es que nos chifla la tecnología a todos.

2. Formación. Es una forma que atrae a muchos. A ellos les sirve de bagaje profesional y la empresa se aprovecha de personas mejor preparadas. Eso sí los cursos deben valer como asistencia al trabajo. Que son cuarenta horas: una semana equivalente sin trabajar.

3. Reconocimiento social. Cada vez más frecuente es que la palmada en la espalda se de en canales públicos sociales, que aumentan el valor emocional de la recompensa. En todo caso, los reconocmientos, sean públicos o no, siempre en persona y directamente o a través de conferencia o, en el peor de los casos, video.

4. Regalos en especie. El uso del apartamento en la playa de la empresa en vacaciones u otros posibles regalos en especie son siempre bien aceptados, sobre todo si son algo bastante inaccesible para la mayoría. Pero cuidado con las consecuencias fiscales tanto de este tipo de regalos como de todos los que aparecen en la entrada

4. Tarjetas regalo. Es el modo más impersonal de regalar y habría de ser la última opción. Pero puede hacerse y cada vez se hace más.

¿Qué debemos considerar?

Para regalar, lo primero es considerar el presupuesto que tenemos y determinar el peso de ese presupuesto en el presupeusto general de la compañía.

Lo segundo es saber a quien nos dirigimos y personalizar la máximo el regalo. Al máximo que podamos, claro está. Si aparece su nombre, perfecto, si está escrto a mano, mejor.

Los regalos de empresa unisex nos darán menos problemas. Huyamos de los regalos que supongan tallas, porque será bastante dificil gestionarlos.

Evitaremos los regalos que puedan crear confusión o que nos sean adoptados por ciertas culturas. Por ejemplo la carne de cerdo, en comunidades multiraciales.

Cuidaremos el envoltorio: Es más que el regalo muchas veces y siempre le da más valor al contenido.

Algunos regalos de empresa apetecibles, hoy, son tabletas cargadores, accesorios para móvil, como altavoces o monopods. También el ejercicio físico pega fuerte, aunque cuidado, que también hay gente que no le da por ahí y se sentiría frustrado con un regalo que no quiere (tanto coo el niño que se aparta el rincón porque los Reyes no le han atendido su petición).

Si nos decantamos por regalos dirigidos a sexos diferentes, tenemos pulseras digitales de control de la actividad física y otros gadgets deportivos, por un lado, bolsos, pulseras o pañuelos, por el lado femenino.

También es una buena opción regalar experiencias, individuales o familiares, que sirvan para ganarnos también a los miembros de las familias que sufren el estrés laboral del empleado. Es una alternativa con cada vez con más adeptos. Y cada vez son más completas pues regalar un pack completo incluye, seguramente, alojamiento, restauración y actividades.

La tarjeta regalo es un opción práctica, pero carece de sensibilidad, por eso, a ser posible, debe evitarse. Sí puede considerarse el que el regalo vaya con una nota de cambio, por si no fuera del agrado y prefiriera otro en su lugar. Esto es obligatorio si el regalo viene afectado por tallas.

Y una consideración para termiar: Los regalos de empresa es mejor que perduren físicamente o a través de fotografías. Por ejemplo, si se regala un curso, regalar también la foto de la entrega de diplomas. Es un ejemplo. Lo importante es coger la idea de que un regalo que perdura es muy efectivo en términos de chantaje emocional.

Por cierto, pregunta siempre por las repercsioes en materia fiscal que pueden tener la dación de regalos. Muchas veces no se tiene en cuenta y puede crear problemas futuros tanto al que los ofrece como al que los recibe.

Adquirir los regalos de empresa a agencias profesionales puede ahorrarnos mucho dinero, pues tienen precios preferenciales, y muchos inconvenientes, pues conocen a la perfección el material y la reacción que provoca. Además nadie como ellos para cotrolar las variables y para indicar la mejor forma de personalizarlo. BeSmart, es la mejor opción para que tu gestión de los regalos de empresa sea todo un éxito.

 

¿Quieres recibir gratis nuestro boletín?

Únete a los miles de personas que reciben ya las últimas noticias y ofertas en marketing y publicidad

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.





Mailing Marketing by BeSmart

Bravo. Todo ha ido perfectamente. Pronto comenzarás a recibir nuestro boletín.

Pin It on Pinterest

Share This